Hiroshima Mon Amour

Rauli

Las siguientes líneas corresponden al diálogo de una pareja de amantes, en la secuencia que da comienzo a la película Hiroshima Mon Amour del director Alain Resnais . Este guión pertenece a la escritora Marguerite Duras.

hiroshima mon amour

“El mundo entero estaba alegre, tú estabas alegre con el mundo entero”

 

Dirección: Alain Resnais

Guion: Marguerite Duras

(fragmento)

Hi-ro-shi-ma: No has visto nada en Hiroshima, nada

Nevers: Lo he visto todo, todo. El hospital lo he visto, estoy segura. El hospital existe en Hiroshima, ¿cómo podría haber evitado verlo?

Hi-ro-shi-ma: No has visto el hospital en Hiroshima. No has visto nada en Hiroshima

Nevers: Cuatro veces el museo de Hiroshima

Hi-ro-shi-ma: Qué museo en Hiroshima

Nevers: Cuatro veces el museo en Hiroshima, he visto pasearse a la gente, la gente se pasea pensativa a través de la fotografía. La reconstrucción, a falta de otras cosas, la fotografía, la reconstrucción, la explicación, a falta de otras cosas.. cuatro veces el museo de Hiroshima. He visto a la gente, he mirado.. incluso yo. El hierro quemado, el hierro quebrado, el hierro vulnerable como la carne. He visto tapitas como ramos de flores, quién lo habría pensado, pieles humanas flotantes, supervivientes. Todavía en el frescor del sufrimiento, piedras.. piedras quemadas, piedras reventadas, cabelleras anónimas que las mujeres de Hiroshima recogían por la mañana. He visto el calor de la plaza de la paz.. diez mil grados en la plaza de la paz, yolo sé.. la temperatura del sol en la plaza de la paz ¿cómo ignorarlo? ..la hierva

Hi-ro-shi-ma: No has visto nada en Hiroshima, nada

Nevers: La reconstitución se ha hecho con la mayor seriedad posible. la ilusión es sencillamente tan perfecta que los turistas lloran siempre. Se puede uno burlar?, ¿qué puede hacer un turista?.. si no es llorar.  Siempre he llorado por el destino de Hiroshima, siempre.

Hi-ro-shi-ma: No. ¿Por qué habrías de llorar?

Nevers: He visto las noticias. El segundo día dice la historia, no me lo he inventado. Desde el segundo día, especies preciosas de animales surgieron desde las profundidades de la tierra y las cenizas. hay perros fotografiados para siempre, lo he visto. He visto las noticias, las he visto. Del primer día, del segundo día, del tercer día.

Hi-ro-shi-ma: No has visto nada, nada

Nevers: Del décimo quinto día también, Hiroshima se cubrió de flores. Por todas partes. Acianos, gladiolos y enredaderas y dondiegos de día. Renacían de las cenizas con extraordianrio vigor, ausente hasta entonces en las flores. No me he inventado nada.

Hi-ro-shi-ma: Lo has inventado todo

Nevers: Nada.. igual que en el amor.. esta ilusión existe, la ilusión de jamás poder olvidar. he tenido la ilusión ante Hiroshima.. jamás la olvidaré. Igual que en el amor, también he visto a los rescatados, y los que estaban en los vientres de las mujeres de Hiroshima. He visto la paciencia, la dulzura aparente de los supervivientes. Que la imaginación habitualmente tan fecunda ante ellos se cierra. Escucha.. lo sé, lo sé todo.

Hi-ro-shi-ma: No, no sabes nada

Nevers: Las mujeres corren riesgo de tener hijos mal formados. Pero continúan, los hombres corren riesgo de quedar estériles pero continúan. La lluvia da miedo, lluvia de cenizas sobre el pacífico. Las aguas del pacífico matan, han muerto pescadores del pacífico. La comida da miedo, se tira la comida de una ciudad entera. se entierra la comida en ciudades enteras, la furia de una ciudad entera, la furia de ciudades enteras ¿contra quién la furia de ciudades enteras?. La furia de ciudades enteras contra la desigualdad. Impuesta por unos pueblos contra otro pueblos. Contra la desigualdad impuesta por alguna clase, contra otros. Escúchame, como tú, conozco el olvido..

Hi-ro-shi-ma: No, tú no conoces el olvido

Nevers: Como tú estoy dotada de memoria, conozco el olvido

Hi-ro-shi-ma: No, no estás dotada de memoria

Nevers: Como tú yo también he intentado luchar con todas mis fuerzas contra el olvido. Como tú he olvidado. Como tú he deseado tener una memoria inconsolable. Una memoria de sombras y piedras. He luchado por mi cuenta, con todas mis fuerzas contra el horror de ya no tener la necesidad de acordarme. Como tú he olvidado ¿porqué negar la necesidad evidente de la memoria?. Escúchame, todavía se.. volveré a empezar.. doscientos mil muertos en nueve segundos, son cifras oficiales.. volveré a empezar diez mil grados sobre la tierra, diez mil soles dirán. el asfalto arderá, un profundo desorden reinará, una ciudad entonces será destruida y se convertirá en cenizas. Vegetaciones nuevas surgen de la arena, cuatro estudiantes esperan juntos una muerte fraternal y legendaria. Los cuatro brazos del estuario en delta del río Ota se vacían y se llenan a la hora habitual de agua fresca y abundantes peces grises o azules. según la hora y las estaciones. La gente ya no mira por las orillas fangosas la lenta subida de la mares. de los siete brazos del estuario en el delta del río Ota. me encuentro contigo, me acuerdo de ti ¿quién eres?.. me matas, me das placer ¿cómo saber que esta ciudad estaba hecha para el amor? ¿cómo saber que tu cuerpo estaba hecho para mi?. Me gustas, que acontecimiento, me gustas. Que lentitud.. de repente.. que dulzura. No puedes saber.. me matas, me das placer. Tengo tiempo te lo ruego devórame, porqué no tu, en esta ciudad, en esta noche.. tan parecida a las demás.. como para confundirla

Hi-ro-shi-ma: Habla, sigue hablando.. dentro de unos años cuando te hayas olvidado.. y que otras historias como esta.. que por la fuerza de la costumbre todavía ocurren.. me acordaré de ti, como del olvido del amor en sí… pensaré en esta historia como en el horror del olvido.. yo lo sé

Nevers: Aléjate

Hi-ro-shi-ma: Todavía no es el día

Nevers: No, es probable que nos muramos sin habernos vuelto a ver

Hiroshima: Es probable Oui, salvo quizá un día  la guerra…

Nevers: Oui,  la guerra…

(extracto)

LAS MANOS NEGATIVAS

Marguerite Duras


Ante el océano

bajo el acantilado

sobre la pared de granito

esas manos

abiertas

Azules

Y negras

Del azul del agua

Del negro de la noche

El hombre entró solo en la gruta

frente al océano

Todas las manos tienen el mismo tamaño

estaba solo

El hombre solo en la gruta miró

en el ruido

en el ruido del mar

la inmensidad de las cosas

Y gritó

A ti que tienes nombre, a ti que has sido dotada de una identidad

te amo

Esas manos

del azul del agua

del negro del cielo

Planas

Posadas descuartizadas sobre el granito gris

Para que alguien las vea

Yo soy el que llama

Yo soy quien llamaba, quien gritaba hacía treinta

mil años

Te amo

Grito que quiero amarte, te amo

Amaré a quien quiera que oiga mis gritos

Sobre la tierra vacía quedarán estas manos sobre la pared de

granito frente al rugido del océano

Insostenible

Ya nadie oirá

Ni verá

Treinta mil años

Esas manos, negras

La refracción de la luz sobre el mar hace temblar

la pared de la piedra

Soy alguien, soy el que llamaba, el que

gritaba en esta luz blanca

El deseo

la palabra aún no ha sido inventada

Miró la inmensidad de las cosas en el fragor

de las olas, la inmensidad de su fuerza

después gritó

bajo sus pies los bosques de Europa,

sin fin

Se yergue en el centro de la piedra

de los pasillos

de los caminos de piedra

de todas partes

A ti que tienes nombre, a ti que has sido dotada de una identidad

te amo con un amor indefinido

Había que descender del acantilado

vencer el miedo

El viento sopla desde el continente, empuja

al océano

Las olas luchan contra el viento

Avanzan

ralentizadas por su fuerza

y llegan con paciencia

a la pared

Todo se rompe

Te amo más que tú a mí

Amaría a quienquiera que me oyese gritar que

te amo

Treinta mil años

Llamo

Llamo a quien me responda

Quiero amarte, te amo

Desde hace treinta mil años grito frente al mar al

Espectro blanco

Soy el que grita que te ama, a ti


 

Marguerite Duras

…[ ] Escribir es intentar saber qué escribiríamos si escribiésemos.

La escritura es lo desconocido. Antes de escribir no sabemos nada de lo que vamos a escribir. Y con total lucidez.

Si se supiera algo de lo que se va a escribir antes de hacerlo, antes de escribir, nunca se escribiría. No valdría la pena.

Algunos escritores están asustados. Tienen miedo de escribir. Lo que ha ocurrido en mi caso, quizás haya sido que nunca he tenido miedo de ese miedo.

La duda, la duda es escribir.

Un escritor es algo extraño. Es una contradicción y también un sinsentido. Escribir también es no hablar. Es callarse. Es aullar sin ruido.

Sigue habiendo generaciones muertas que hacen libros pudibundos, sin poso alguno, sin noche. Sin silencio. Dicho de otro modo: sin auténtico autor. Pero no libros que se incrusten en el pensamiento y que hablen del duelo profundo de toda la vida, el lugar común de todo pensamiento.

La soledad siempre está acompañada de la locura. Lo sé. La locura no se ve. A veces sólo se la presiente.

Viviendo así como le digo, en esa soledad, a la larga hay peligros a los que uno se expone. Es inevitable. En cuanto el ser humano está solo cae en la sinrazón. Lo creo. Creo que la persona entregada a si misma está ya atacada por la locura porque en el brote del deliro personal nada la detiene.

El suicidio está en la soledad de un escritor. Uno está solo incluso en su propia soledad. Siempre inconcebible. Siempre peligrosa. Sí, un precio que hay que pagar por haber osado salir y gritar.

En una casa, se está tan solo que a veces se está perdido.

La soledad, la soledad también significa: o la muerte o el libro.

Hallarse en un agujero, en el fondo de un agujero, en una soledad casi total y descubrir que sólo la escritura te salvará.

Aunque sea inútil, creo que, con todo, es necesario llorar. Porque la desesperación es tangible. El recuerdo de la desesperación permanece. A veces mata.

No llorar nunca es no vivir.

Dejamos de conocer a la gente que conocemos y creemos haber esperado a quienes no conocemos.

No creo a la gente que dice: ‘He roto mi manuscrito, lo he tirado’. No lo creo. O bien lo que estaba escrito no existía para los demás, o no era un libro. Y uno siempre sabe lo que no es un libro.”  …[ ]

Marioneta de Papel

Anuncios

Un comentario en “Hiroshima Mon Amour

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s