Andrei Tarkovski

Stalker


 ..Amo tus ojos mi adorada, con sus destellos fascinantes cuando los alzas de forma inesperada, cual rayo celeste rutilante alrededor observas rápida. Pero hay otro encanto prominente, cuando los ojos bajas pudorosa en minutos del beso vehemente, y a través de las pestañas hermosas sale el fuego de tu pasion ardiente…

Time: 01:28:29
Poem by Arseni Tarkovski

Transcrito por Rauli


“Stalker”

Realización: Andrei Tarkovski

Guión: Arkadi y Boris Strugatski

Basada en el cuento: “Una merienda campestre en el borde del camino”


…[  ]

Escritor: Querida mía el mundo es demasiado aburrido, por eso no hay poder mental, ni fantasmas, ni platillos voladores. Nada de eso puede existir. El mundo se mueve por leyes rígidas como el hierro y eso es muy aburrido. Desgraciadamente nadie viola esas leyes. Ellas no pueden alterarse. Y no esperes ver platillos voladores. Eso sería demasiado interesante.

Bella: Qué dice entonces del triángulo de las Bermudas, no discutirá usted que…

Escritor: Lo haré. No hay ningún triángulo de las Bermudas. Se trata de un triángulo ABC, que es igual a los ángulos A1B1C1. Acaso no siente usted el aburrimiento que emana de esa afirmación? En la edad media era más interesante. Cada casa tenía su duende, cada iglesia tenía su dios. La gente era joven, ahora uno de cada cuatro es un viejo ¡Oh que aburrido es todo eso mi ángel!

Bella: Pero si usted dijo que la Zona fue creada por una supercivilización…

Escritor: Seguro que también es algo aburrido. Algunas leyes, triángulos y ningún duende. Claro que también sin dios. Porque si dios es ese triángulo entonces… yo no sé. Ya vienen a buscarme, adiós preciosa amiga.

Cantinero: Beba es temprano aún

Escritor: Bebamos un vaso cada uno antes de partir, qué me dice

Stalker: Retire eso

Escritor: Entendido, ley seca. El alcoholismo es el flagelo de los pueblos. Y usted! Es realmente un profesor

Científico: Si le conviene

Escritor: Entonces permita que me presente, me llamo…

Stalker: Se llama escritor

Científico:…entonces cómo me llamo yo?

Stalker: Usted se llama profesor

Escritor: Entendido yo soy un escritor y naturalmente todos me llaman escritor

Científico: Sobre qué escribe usted?

Escritor: Sobre los lectores

Científico: Por lo visto no vale la pena escribir sobre otro tema

Escritor: En sí no vale la pena escribir nada. Y usted es Químico?

Científico: Más bien Físico

Escritor: Seguro que también es algo aburrido. En busca de la verdad. Ella se esconde y ustedes la buscan en todas partes. Cavaron en cierto lugar y Aja! El Núcleo está compuesto de Protones. En otro lado cavaron y Bualá! El triángulo ABC es igual a los ángulos A1B1C1. Pero a mí me ocurre algo distinto. Yo saco la verdad a la luz, pero en ese momento algo le ocurre a ella. Cuando empecé a cavar buscaba la verdad y lo que saqué fue un montón de… perdone, no diré de qué. Ustedes lo pasan bien. Por ejemplo muestran en algún museo algún pote antiguo que en su tiempo tiraban por allí junto a los desperdicios. Ahora su dibujo lacónico y su forma irrepetible provocan la admiración general y todos exclaman Oh! Ah!. Y de pronto se aclara que no es antiguo, sino que un bromista lo colocó en la excavación de los arqueólogos para gastar una broma. Por extraño que paresca cesan los Oh!, los Ah!, los expertos…

Científico: Acaso usted piensa todo el tiempo en eso

Escritor: Que dios me salve. Por lo general pienso poco, eso de pensar me hace daño

Científico: No se puede escribir y pensar al mismo tiempo en el éxito o en el fracaso

Escritor: Naturalísimo!, pero si dentro de cien años no me van a leer ¿para qué diablos escribir entonces?. Dígame profesor ¿para qué diablos usted se ha metido en esta historia?, ¿para qué necesita la Zona?

Científico: Bueno yo en cierto sentido soy un científico. Y usted? Para qué?… es un escritor de moda, seguro que las mujeres le cuelgan del cuello.

Escritor: He perdido la inspiración profesor. Voy a pedir que vuelva

Científico: Cómo?, se ha gastado su vena de escritor

Escritor: Bueno si en cierto sentido

Stalker:…lo oyen!, ese es nuestro tren

Escritor: …Hace poco le decía a usted… todo eso es mentira. Me importa un comino la inspiración. ¿cómo puedo saber el nombre de lo que quiero?, ¿cómo puedo saber si en verdad no quiero lo que yo quiero? O si realmente no quiero lo que quiero. Son cosas imperceptibles. Basta con nombrarlas y su sentido desaparece. Se desvanece y se disuelve como una medusa al sol. Mi conciencia desea la victoria del vegetarianismo en el mundo. Mi subconsciente anhela un pedazo de carne fresca, ¿qué quiero yo?

Científico: El dominio del mundo

Stalker: Silencio…

Stalker: Que se cumpla lo previsto, que ellos den crédito y se rían de sus pasiones. Lo que ellos llaman pasiones realmente no es una energía anímica, sino un roce entre el alma y el mundo exterior. Lo principal es que crean en sí. Y estén desamparados como niños. Porque la debilidad es grande y la fuerza es fútil. Cuando el hombre nace su cuerpo es débil y ligero. Cuando muere es fornido y duro. Cuando un árbol crece es tierno y mimbreño, pero cuando su tronco está seco y rígido se está muriendo. La dureza y la fuerza son satélites de la muerte. La flexibilidad y la debilidad expresan la lozanía de la existencia. Por eso lo que se ha endurecido no vence.   …[  ] basta descansemos. Sé que es un pecado decirlo pero yo pensé que el profesor ya no saldría de la Zona, pues yo nunca sé de antemano a qué personas yo conduzco. Todo se aclara aquí cuando ya es tarde.

Escritor: Bueno lo principal es que profesor halló su saco con sus calzoncillos

Científico: no meta sus narices en calzoncillos ajenos si no entiende nada

Escritor: Qué hay que entender Ah! Mírale el binomio de Newton. En el instituto sus asuntos andan mal. No le dan recursos para organizar una expedición. Por eso llena su mochilita con mamómetros, mierdómetros. Penetra en la Zona de manera ilegal y comprueba todas sus maravillas mediante el algebra. Nadie en el mundo tiene una idea clara de la Zona. De improviso, como es natural, se conoce una noticia sensacional. Las admiradoras se orinan de tanta emoción y le traen coronas de laurel. La televisión muestra a nuestro profesor vestido de blanco y el dice: mene, kele, teke, uprasín. Y todos abren la boca de asombro y gritan a coro ¡hay que darle el premio nobel!

Científico: Escritorzuelo estropajoso, psicólogo rudimentario, debería escribir sólo en las paredes de los retretes, parlanchín inepto

Escritor: Hay que decir palabras más fuertes!, no sabe, usted no sabe cómo se hace

Científico: Esta bien yo voy en busca del premio nobel. Y usted? Qué va a buscar?. Quiere agazapar a la humanidad con las perlas de su inspiración comprada?

Escritor: La humanidad me importa un bledo. De toda su humanidad me interesa una sola persona, yo. Si valgo algo o soy una porquería, como algunos otros. Sabe una cosa señor Einstein?… no quiero discutir con usted

Científico: discutiendo se llega a la verdad ¡maldita sea! Oiga usted Stalker! ..ha traído a muchas personas aquí?

Stalker: No a tantas como quisiera

Científico: ese no es el problema, sino ¿para qué vinieron?, ¿qué buscaban?

Stalker: Probablemente la felicidad

Científico: Sí pero qué tipo de felicidad?

Stalker: A las personas no les gusta hablar de cosas íntimas. Además no nos incumbe, ni a usted, ni a mí.

Científico: En todo caso usted tiene suerte. Yo nunca he visto a una persona feliz

Stalker: Yo tampoco. Ellos entran al cuarto. Yo los saco de la Zona y no los vuelvo a ver nunca más. Pues los deseos no se cumplen de inmediato

Científico: y usted nunca ha querido aprovechar ese cuarto?

Stalker: No así estoy bien

Escritor: …Oye profesor, con respecto a la inspiración comprada… supongamos que yo entro en ese cuarto y regreso hecho un genio a nuestra ciudad olvidada por dios. Pero el caso es que el hombre escribe porque se atormenta, duda. Debe demostrar a sí mismo y a quienes le rodean que él vale algo. Y si sé que soy un genio, entonces para qué escribir. En general debo decir que…

Científico:¡Haga el favor de dejarme en paz!, guarde sus complejos para sí

Escritor: En todo caso toda esa tecnología suya. Esos altos hornos y demás artefactos barulleros son para trabajar más y amar menos. Son muletas, prótesis, mientras que la humanidad existe para crear ¡obras de arte!, altruismo a diferencia de otras acciones humanas ¡grandes ilusiones!, imágenes de la verdad absoluta!, ¿me está escuchando profesor?

Científico: De qué altruismo habla usted. La gente se muere de hambre ¿de dónde vino usted?, ¿de la luna?

Escritor: Así son nuestros aristócratas del cerebro. Usted no sabe pensar de manera abstracta

Científico: No querrá usted enseñarme el sentido de la vida y de paso a pensar

Escritor: Es inútil, aunque usted es un profesor es un paleto

Niño: …entonces, ocurrió un gran terremoto, el sol se puso tenebroso como un hábito. La luna pareció cubrirse de sangre. Las estrellas cayeron del cielo a la tierra. De la misma manera que la higuera sacudida por un fuerte viento deja caer sus higos verdes. El cielo desapareció contrayéndose en forma de rollo. Todas las montañas e islas se desplazaron de su lugar. Los reyes de la tierra, los palaciegos, los ricos, los jefes militares, los fuertes y todos los hombres libres se escondieron en las cavernas y en los desfiladeros de las montañas. Ellos pidieron a las montañas y a las piedras: ¡Caigan sobre nosotros!. Escóndannos para que no nos vea quien está sentado en el trono. Ocúltennos de la cólera del cordero, porque llego el gran día de su cólera ¿quién puede resistirla?


(fragmento)

Andrei Tarkovski

De su Libro: Esculpir en el Tiempo

Pg. 117-119

[ ] Pero ni siquiera hoy he perdido la esperanza de que algún día consiga rodar un cortometraje. Entre mis notas se encuentran algunos esbozos para ese momento. Por ejemplo, sobre una poesía de mi padre, el poeta Arseni Alexandrovitch Tarkovski, que él mismo debía leer en la película. ¿Volveré a verle algún día? La poesía dice así:

Era niño y enferme

de hambre y de miedo.

Me muerdo las costras de los labios y las lamo

y aún sé su sabor: frío y salado.

Y camino, camino –camino más y más.

estoy sentado en la escalera, al entrar me caliento;

camino en sueños de fiebre como siguiendo la melodía

del flautista hasta el río, con las ratas, y me siento

en la escalera y me caliento; y tiemblo de frío.

Ahí está mi madre, me llama con un gesto, como si estuviera cerca, muy cerca y no llego a ella;

me acerco –y está a siete pasos;

y me llama con un gesto y yo voy –y

ella está a siete pasos, me llama con un gesto.

Tengo mucho calor;

me desabrocho el cuello y me tumbo en la cama,

luego sones de trompetas, luz sobre los párpados,

caballos que pasan, mi madre

vuela por encima del empedrado, me llama con un gesto

y desaparece volando.

Aún hoy sigo soñando

bajo manzanos con el blanco hospital,

un doctor me mira

y blanca la hermanita a mis pies

moviendo las alas. Todos se quedan.

Pero mi madre vino y me llamó con un gesto

y desapareció volando.

Y ésta es la sucesión de imágenes de esta poesía, sucesión que tengo clara desde hace mucho tiempo:

1ª secuencia: Plano general en blanco. Vista desde arriba una ciudad en otoño o a comienzos del invierno. Zoom lento a un árbol, situado ante el destartalado muro de un convento.

2ª secuencia: Primer plano. Panóramica desde arriba y a la vez Zoom de aproximación: un charco, hierba y zona pantanosa en relieve, que debe tener el aspecto de un paisaje. Desde las primeras imágenes se oyen penetrantes ruidos de ciudad, que enmudecen del todo hacia el final de la 2ª secuencia.

3ª secuencia: En primer plano, fogata. Una mano sostiene un viejo sobre arrugado por encima de la llama, que ya se apaga. El fuego revive. Panorámica desde arriba –junto al árbol, el padre (el autor de la poesía) mirando al fuego. Luego se agacha para avivarlo. Corte a plano general. Paisaje otoñal amplio, neblinoso. A lo lejos, en medio de un campo, arde junto a un árbol la fogata. El padre avivando el fuego y luego se alza, se da la vuelta y de espaldas a la cámara, entra en el campo. Zoom lento a plano medio. El padre sigue entrando en el campo. Zoom, que hace que el padre, que va andando, siempre tenga el mismo tamaño. Luego el padre se gira levemente y aparece de perfil. Se esconde tras los árboles. Detrás de los árboles sale, en la misma dirección… su hijo. Zoom lento al rostro del hijo, que al final del plano casi se dirige a la cámara.

4ª secuencia: Desde la perspectiva del hijo. Panorámica desde arriba con zoom de aproximación: caminos, prados, hierba marchita. Desde arriba cae al prado una pluma blanca, en círculos flotantes.

5ª secuencia: Primer plano. El hijo mira la pluma que cae; luego, hacia arriba, al cielo. Corte a plano general: el hijo recoge la pluma y sigue andando. Se esconde tras los árboles, tras de los cuales sale un nieto del poeta y sigue su camino. En sus manos lleva una pluma blanca. Anochece. El nieto avanza por el campo… Zoom en el plano de perfil del nieto; se da cuenta de algo situado fuera de la imagen y se detiene. Panorámica en la dirección de su mirada. Vista total del bosque, junto al que está el nieto. Anochece. Final desenfocado.

Los versos de la poesía se oirían aproximadamente desde el comienzo de la tercera toma hasta el final de la cuarta. Entre la fogata y la pluma que cae. Casi al mismo tiempo, quizá un poco antes, se oiría el final de la sinfonía del Adiós de Haydn, que terminará con el final de la película.

Si realmente pudiera rodar esta película, lo que se viera en pantalla naturalmente tendría poco que ver con esas notas de mi libreta; no comparto la opinión de René Clair, que en cierta ocasión dijo: “mi película ya está pensada, ahora sólo hace falta rodarla” En mi caso, el proceso de transformación cinematográfica de un guión escrito discurre de una manera totalmente diferente. Aunque nunca me he encontrado  con el fenémeno de que la idea original, al pasar de las notas a la realización, cambiara en su sustancia. El impulso originario, que es causante de la película, permanece inmutable y exige ser cumplido durante el trabajo de filmación. En este proceso de planos, montaje y banda sonora se van cristalizando. Eso sí otras formas más exactas de aquella idea. En mi opinión toda la estructura de la película está sin terminar hasta el último momento. La creación de cualquier obra de arte presupone una lucha con el material que el artista intenta dominar  en una realización total y perfecta de su idea básica, dictada, inspirada por un primer sentimiento inmediato. [  ]


Marioneta de Papel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s